Después de Isabel la Católica: la última rebelión medieval de Toledo

Óscar López Gómez

Resumen

Aunque durante la época de los Reyes Católicos los esfuerzos de la monarquía para apaciguar a la población de Toledo habían sido continuos, pues se trataba de un núcleo urbano favorable a los disturbios y los alborotos –como evidenciaban las revueltas ocurridas en 1449 y 1467–, tras el fallecimiento de la reina Isabel en 1504 el orden público de la urbe degeneró rápidamente, al tiempo que renacían antiguas disputas entre las facciones de los Ayala y los Silva. Esto, unido a las presiones del marqués de Villena por hacerse con el control de la urbe, desembocó en un motín a cuyo frente se puso el líder de los Ayala que estaría a punto de arrastrar a Toledo a una conflagración de parcialidades como no se recordaba desde la década de 1470.

Palabras clave

Conde de Fuensalida; Conde de Cifuentes; Marqués de Villena; Pedro de Castilla; Silva; Ayala; Archiduque Felipe; Fernando el Católico; Comunidades de Castilla

Texto completo:

PDF (386,02 kB) Estadísticas


DOI: https://doi.org/10.14198/medieval.2012-2015.18.11

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.